Todos los derechos reservados
 







DESCRIPCIÓN DE ROY ORBISON


...Una voz que tiene piel y es un consuelo

…La sinuosa carretera del alma

…El camino hacia la noche sin regreso

…Este mundo… y renacer en la muerte

…Que extraño es el mundo

…Tocar los bordes del universo

…La realidad cruda, sanguinolenta; atrae y repele

…Encontrar el cielo al destilar la oscuridad hasta convertirla en luz

…Sentarse en la mecedora a tejer con la guitarra y amamantar las sombras, alimentar los abismos

…El mundo de tal-vez-soñar o duermevela, donde la vida es sueño y los sueños son

…La vida es sueño y los sueños

Sueños son.

Por: José Agustín



 





UNA SOMBRA MÁS BLANCA DE PALÍDEZ

Brinncamos el ligero fandango

y damos marometas en suelo

Me sentí un poco mareado

pero las multitudes pedían más

El cuarto zumbaba fuerte

y el techo se fue volando

Cuando pedimos otro trago

El mesero trajo otra charola

Y así fue como después

Mientras el  molinero decía su cuento

su rostro en un principio fantasmagórico

adquirió una sombra más blanca de palidez

 

Ella dijo que no había motivos

y que la verdad ahí estaba para verse

pero yo me perdí entre las barajas

y no le permití que fuera

una de las diecisiete vírgenes vestales

que ya se iban a la costa

y aunque tenía los ojos abiertos

igual podían haber estado cerrados

Y así fue como después

mientras el molinero decía su cuento

su rostro en un principio fantasmagórico

adquirió una sombra más blanca de palidez.

 

Por: Keith Reid



CIERRA LOS OJOS Y CIERRA LA PUERTA

 

 

Me  gustaba sentarme y oír la  lluvia que caía lentamente, llevaba mis rodillas hasta el mentón y veía tu rostro de nuevo. El fuego proyectaba sombras atemorizadas en la pared y el tiempo lento se deslizaba desde el reloj del salón. Mis ojos hacen trucos en el escenario de mi mente y los recuerdos de mis años desgastados se vuelven el velo del tiempo. Ata tus manos y jira en círculos, cierra tus ojos y cierra la puerta, ya no me veras como lo hacías como lo hiciste antes. Los ciegos hacen gestos cuando tú giras y te vas, se tambalean mirando  la nada de lo que solías decir, y el amor se sonroja locamente buscando un sitio donde estar para hacer un recuento de lo que has tomado y de lo que en verdad te corresponde.

 

 

Por: Peter Rowan




EL FUTURO

 

Regrésame mi noche destrozada mi cuarto secreto, mi vida secreta

Se está muy solo aquí, ya no queda nadie a quien torturar.

Dame el control absoluto sobre cada alma viviente y tiéndete junto a mí

Nena, te lo ordeno.

 

Dame crack y sexo anal llévate el único árbol que queda

y rellena el agujero en tu cultura.

 

Regrésame mi muro de Berlín devuélveme a Stalin y a san Pablo

Ya he visto el futuro, hermano: es un asesino

Las cosas se deslizarán hacia todas direcciones,

No habrá nada, nada que se pueda medir ya.

 

La borrasca del mundo a cruzado el umbral

y han invertido el orden del alma

Cuando dicen arrepiéntete que querrán decir

Cuando dicen arrepiéntete que querrán decir

 

No me conoces del viento nunca podrás nunca pudiste

Soy el pequeño judío que escribió la Biblia.

He visto surgir y caer a las naciones

he oído cuentos, me los se todos

 

Pero el amor es la única máquina de supervivencia.

A tu sirvienta aquí se le ha indicado que lo diga claro

Que lo diga frío: se acabó, ya no se va más adelante.

 

Y ahora se detienen las ruedas del cielo

y puedes oír la galopante cosecha del diablo.

Prepárate para el futuro: es un asesino.





Se romperá el antiguo código de Occidente tu vida secreta explotara de pronto

Habrá fantasmas habrá fuegos en el camino el hombre blanco bailando.

Verás a la mujer colgada de la cabeza sus rasgos cubiertos por la ropa caída y todos los pinches poetitas ahí  vienen tratando de sonar como Charlie Manson

 

Regrésame el muro de Berlín regrésame a Stalin

y a san Pablo dame a Cristo o dame a Hiroshima

Destruye hoy a otro feto no queremos niños de cualquier modo.

Ya he visto el futuro nena: es un asesino

 

Las cosas se deslizarán  en todas direcciones

No habrá nada, nada que se pueda medir ya.

La borrasca del mundo a cruzado el umbral y ha intervenido el orden del alma.

Cuando dicen arrepiéntete que querrán decir 

Cuando dicen arrepiéntete que querrán decir. 

 

Por: Leonard  Cohen




EL AMOR

QWERTYUIOPÑLKJHGFDSAZXCVBNMNBVCXZASDFGHJKLÑPOIUYTREWQWERTYUIOPÑLKJH
NBVCXZASDFGHJKLÑPOIUYTREWQWERTYUIOPÑLKJHGFDSAZXCVBNMNBVCXZASDFGHJKLÑ
QWERTYUIOPÑLKJHGFDSAZXCVBNMNBVCXZASDFGHJKLÑPOIUYTREWQWERTYUIO
AQWERTYUIOPÑLKJHGFDSAXCVBNMNBVCXZJASDFGHJKÑMNBVCV
ASDFGHJKLÑPOI
QASDFGHJKLÑMNBVCXZASDFKLÑPOIUYIITREWQHJKLÑPOIUYIDASBFGHJKLÑMN
ZASDFGHJLÑMNFGHMEBVCXJKLÑPOIZASDTREWQWERTYUIOPÑLKJHGFDSA
VBNMÑLKJHGFDSAQWERTYUIOPÑLKJHGFDSAZXCVBNMÑLKJHGFDSAQWE

TYUUJKLKJHHESIDOEMBATIDOPORLASBATALLASASDELAVIDAGFDS

OEIQWERTZXNCVBNMÑLELAMORQUEHABÍASIDOMIALIADOJKHGFDSAQWERTYUI

FGHJKJBVCXDURANTEELCAMINOMEHAVOLTEADOLA ESPALDAZASDFGHJKLÑPOIUYTREWQASDFGHJKL
ÑZXCVBJGNMESTOYCOLAPSADOÑLKJHGFDSAQ
APUNTODELDERRUMBEPEROMESOSTENGO
ASDFJPOIUYPDELAÚLTIMAESTRELLAYI

TREWQDFGQUEESLAESPERANZALHJ
HESUBIDOALTRENSINRUMBOFIJOC

EKLÑENLACALMAMNBVCXZAS
PARAQUEPUEDADESCANSARV
VOLVEREALLENARMIRIFLEDEALEGRÍA

YPODERCURARMELAHERIDAXZASD

POIUYTQUEMEHAPROVOCADOLAVIDA

NBVCXZASDYDEJEDESANGRARFGHJK

HJKLÑMNAHORAPROCURARENOFIARME

NBVCXZASDFGHDELOQUELAVIDAMESGHIIJ DEJEJKLÑPOIUYTREWQASGHIIJKLÑPOIUYTRE
WQASDFGSINOLOQUEYOQUIERATOMARHJKLÑMN
VCXZASDFGHJK
LÑPOIUYTREWQASDFGHJKLÑMGNNMF
NAUNQUEHAYSIEMPRENEBLINABVCXZASDFGHJKLÑPOIU

XCWQASDFGHJKLÑMNBVCXZASDFGYLASANOMALÍASNOME DEJANVERHJKLÑLPOIUYTREWQASDFGHJKLÑMKLÑPOBVCXZA
SDFGHJKLÑPOIUYTREWQASDFGHJKLÑMNBCMÁSALLA.XZASDFGHJKLÑ

POIUYTREWQASDFGHJKLÑMNBVCXZAGHJH
GFDSAQWERTYUIOPÑLKJHGF
DSAZXVBNMÑLKJHGFFSAQWRTYUIOPÑLKJHGFDSAZDXCVBNMÑLKJHGFDSAQ
WERTYUIOPÑLKJHGFDSAZXCBNMÑ
LKJHGFDASQWERTYUIOPÑLKJHGFDSAAQWE
RTYUIOPÑLKJHGFDSAZDXCVBNMÑLKJHGFDSAQWERTYUIOPÑLKJHGFDSAZXCVBN,M
ÑÑLKJFHGFDSAQWERTYUIIP
ÑLKJHGFDSAZXCBNMMNBVCXZASDFGHJKLÑPPOIUYTREW
QASDFGHJKLÑMBVCXZASDFGHJKÑPOIUYTREWQASDFGHJKLÑMNBVCXXZQASDFGHJKL
ÑPOIUYTREWQASDFGHJKLÑM
NBVCXZASDFGHJKLÑPOIUYUYTREWQASDFGHJKLÑMNBVCXZA
SDFGHJKLÑPOIUYTREWQASDFGHJKLÑMNBVCXZASDFGHJKLÑPOIUYTREWQASDFGHJLJKLÑMN

 

 

TRANCEAZUL




 

 

CLAPTON ES DIOS

 

Me hallaba en el zócalo de Cuautla cuando de pronto se me acercó un hombre de unos sesenta años y facha de extranjero. Llevaba el pelo muy cortito, barba rala y canosa, y una enorme chamarra de piel a pesar de que la temperatura era de 32 grados. Hubiera jurado que era Eric Clapton, pero que era imposible que el gran guitarrista estuviera ahí y en ese momento.

-¿Me permites que me siente en esta banca? –me preguntó.

-Si, claro –dije, y me corrí al extremo, a pesar a pesar de que había espacio suficiente, Él sonrió.

 -ya sé que no tengo por qué pedir permiso, las bancas son públicas, ¿verdad?, pero yo entiendo a los que no quieren tener a nadie cerca. Dicen que el pobre ser humano, el del vale de lágrimas, a no ser que ejercite el ejercite el acto amoroso, procura establecer una mínima distancia de cualquiera que este cerca.

-Así es, pero aquí hay bastante lugar. No estás violando mi hipotético e intangible espacio personal. ¿ya te han dicho que eres igualito a Clapton?

-Yo soy Eric Clapton –dijo, un tanto desolado.

-Fíjate.

-…Yo mismo me siento así. De hecho, en estos últimos días quisiera no ver a nadie, no saber nada de nada. Esto es muy difícil para mí, tu comprenderás, por que yo siempre estoy en todos lados, en todas partes y todos los tiempos.

-Ah, ¿te cae?

-Sí, en este mismo instante también estoy en Londres, fastidiado de la música, de todo, y…Ahora estamos en el desierto de Gobi…efectivamente, para mi pasmo absoluto, de pronto nos hallamos en lo alto de una duna de un desierto; si decía que era el Gobi yo no tenía por qué dudarlo, pues no se veía nada más que arena…

-Cierra la boca –me dijo y comprendí que la tenía totalmente desencajada-. Vámonos de aquí…Y entonces de nuevo estábamos en le zócalo de Cuautla, pero mi sorpresa fue mayúscula  cuando vi en la banca contigua José María Morelos platicando con Emiliano Zapata. Estaban tranquilos, inmersos en la conversación, pero eso no podía ser, por qué todo indicaba que nos hallábamos en el año 2000, además que entre Morelos y Zapata mediaban cien años.

El hombre de la barba canosa me veía sonriendo

-¿Ya estas entendiendo? Te voy a dar un último ejemplo.

Entonces desapareció Cuautla y ahora nos hallábamos  en Jerusalén, en la última sena de Jesucristo, sólo que en ves de doce apóstoles a la mesa vi a Leonardo da Vinci, José Clemente Orozco, Diego Rivera, José Vasconcelos, Nezahualcóyotl, Federico Nietzsche, sor Juana Inés de  la Cruz, John Lennon (con una camiseta que tenía la cara de Beethoven), Carl Gustav Jung, Sigmund Freud, Albert Einstein y Calos Marx. Cristo, por cierto, en el pecho de su túnica mostraba la imagen de la virgen de Guadalupe.

-¿Que tal, eh? –oí que me decía mi compañero.

Me hallaba pasmado, pero alcancé a ver que de nuevo estábamos en nuestra banca del zócalo de Cuautla.

-Sí, yo soy Eric Clapton –me dijo-. Y ahora te voy a dar un regalito… En ese momento hizo lo que me pareció un pase de mago y de pronto ante mí apareció un disco. Era blanco, pesaba y no se leía ningún titulo en la portada.

-A ver si te gusta. Es mi más reciente obra –me dijo.

Y en ese momento se desvaneció en el aire nítido de la mañana.

 

 

Por: José Agustín




NOSOTROS MATAMOS A ANDY WARHOL

  

  ¿Qué por qué estamos aquí? Pues no por ser angelitos. Verán ustedes severos miembros del jurado, nosotros ya usábamos el abrigo de pieles de Venus, pero con todo y eso un güero loco nos quiso controlar. Hay gente así, es Alguien importante y sin que lo advirtiéramos ya nos quiere decir hasta como nos llamamos. Cierto, nos conecto con personajes clave, de hecho nos dio un gran impulso en sus espectáculos, pero ni quien lo aguantara, así es que esperamos a que estuviera desvariando, como siempre ocurría, lo tomamos del cuello, y apretamos con fuerza, pero sin prisas, hasta que su rostro fue mostrando distintas capas de palidez verdosa o purpúrea, cuando pareció que se asfixiaba lo soltamos para que no se nos fuera tan pronto; procedimos entonces a propinarle numerosos punta pie en todo el cuerpo pero especialmente en los genitales. La verdad ya encarrerados nos volvimos armas de repetición y los golpes no se detuvieron; en la cabeza, en la espina dorsal, en la cara, las manos, ¡ah!, nuevamente en los testículos. Debemos confesar, queridos amigos, que el vuelo que se adquiere se vuelve enervante, extasiante. Un frenesí

Por: José Agustín
 



 

El CUARTO  

  

Te veo en un cuarto oscuro, solo una luz tenue ilumina tu silueta, tan hermosa que acapara toda mi atención, mis pupilas se dilatan al ver el contorno de tu cintura, al tiempo que tu bata se desliza como queriendo llamar aún más mi atención, persigo con la mirada tus hombros y me encuentro con la línea que atraviesa tu espalda, la recorro y a la ves voy observando los detalles que me deja ver tu silueta, el caminar de mis ojos es interrumpido por el manto blanco que me impide el deleite de tus caderas.

 

 

Dejas caer por completo la túnica blanca para que yo me excite con tu figura, das media vuelta, y me miras fijamente a los ojos, yo, queriendo alcanzarte, encuentro un impedimento, estoy encima de una silla, unido de pies y de manos a ella, y una mordisca que no me deja decir una sola palabra, mi balbuceo, solo se oye para mis adentros, y el frío del cuarto hace que se me erice más rápido la piel, así que solo me queda soportar tu embate.

Te acercas a mí lentamente, tu meneo me alerta de lo que eres capaz, de lo único que no te has despojado es de tus zapatillas blancas, llegas con firmeza hasta mí y subes uno de tus pies en mi pierna enterrando la zapatilla causando una sensación de dolor y placer, recargas más fuerte para pronunciar más la angustia de poseerte, la dejas deslizar lentamente arañándome la piel con tu tacón, subes la otra pierna, esta vez sin causar ningún daño.

 

  Tus ojos verifican mi rostro, como queriendo cerciorarse que soy yo la victima a quién tu querías ésta noche, tomas mi cabeza violentamente con tu mano izquierda dejando al descubierto mi cuello, olfateas y a su vez buscas la zona más vulnerable para tu acto inicial, deslizas la palma tu mano derecha sobre el pedazo de cuello descubierto, una y otra ves, mientras tu mano izquierda me sigue deteniendo del cabello bruscamente.

 

 

 

Tu mano derecha pasa del cuello al pecho hasta verificar que estoy listo para en batirme, tu mano regresa al punto donde estaba y por última ves vuelve a recorrer mi cuello, para solo después encajar tus dulces y excitantes colmillos, tu mordida es tan profunda que siento como me causa un poco de daño, pero el placer llega justo con el mordisco, siento como te deslizas para quedar unida a mí en un solo movimiento.

 

 




Sin dejar de morderme, tomas un ritmo que solo causa más placer al ritual escogido por ti, tomas fuerza y tus embates son más rapitos y violentos, con una fuerza descomunal vuelves a tomarme por el cuello pero ésta ves haciéndome la cabeza hacia tras para que tu puedas impulsarte a tu manera,  el éxtasis a llegado a su clímax, los dos entramos en un frenesí con el vaivén de tus caderas, con la excitación logro desatarme  y después abrazarte con locura y perder la razón.

 

Es domingo y es de mañana, la cortina está totalmente abierta, la luz deja ver los escondijos que no pude ver antes, una silla con el respaldo del lado derecho roto y mi esposa me ha traído el desayuno a la cama, trae su bata puesta el pelo un poco alocado, y yo, tengo una cicatriz en la pierna.             

 

Por: TRANCEAZUL



MUERA EL ROCK

 

Sí, nada como elegir una buena peluca, por que no una bien fresa, como de alguien que se hizo tubos toda la noche y luego le dice a todo el mundo: ¡es padre ser fresa, simón! o una larga desgreñada, bien  punketa o punkorrienta. O con rizos rubios o la clásica afro. Y luego los tacones, muy sluttish, en botas o zapatos, pero altos y pesados, como para aplanar pavimento. Y la falda o los pantalones de tela metálica y brillante y entalladísimos, que dejen ver el bulto de estas locas. Y pintarse. Parte decisiva de la diversión. Ya con la cara emplastada como personaje de Fellatio, perdón  Fellove, es decir: ¡de Fellini! Salimos al rol y le mandamos un carajo al rockete que oímos y que ignora que ha muerto y que nosotras, muñecas neoyorkinas, vamos a pisotear su tumba, que por cierto está en Abbey Road, Londres. Nos guacareamos, nos cagamos, nos meamos, nos gargajeamos en el rock felizmente convicto y confeso, perdón: contuso. Muera el rock. No hay pedo. Muera todo de una vez, que chingados. También moriremos nosotras en unos cuantos años,

 

 

Por: JOSÉ AGUSTÍN




VENUS JARDÍN

Entre colores

el jardín botánico,

la silueta : Venus

Semillas contemplando emociones

éxtasis verde;

luz en el agua

de una visión extranjera.

ll

VENUS ROJO

En el mar de plata

mi ojo inerte

Deseo:

Mentira como el universo

Labios húmedos atravesando

a la virgen floral

anillo de placer

consumiendo una predicción

Venus

el sueño rojo

lll

VENUS MUJER

Espero caminando dentro
de un sonido y siento la
pulsación planetaria, recuerdos
en la intensidad de cuevas
subterráneas.

Te observo como luz que se
esparce al final de una
conjunción: verde-venus.

El cielo respira a través de
un aroma; tu sexo

 






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:

FRASE CELEBRE:
“La Influenza es solo un mal congénito que lleva la unión de los mexicanos"

JOSE ANGELES CORDOVA VILLALOBOS
Secretario de salud
28-abril-2009
Objetivos "CAN"
-El objetivo de CAN es llevar el arte y cultura natural a las diferentes sociedades, para que estas interactúen, y nos muestren su riqueza cultural y así reflejarla en los diferentes medios alternos.

-Crear contenidos de interés general, siempre con la intención de generar opiniones.

-Integración de nuevos artistas, a la participación de proyectos como son Pintores, Escultores, Escritores, etc.

-Creación de encuentros multidisciplinarios.

- Llevar, a “CAN” y los proyectos a diferentes estados de la república.

-Establecer relaciones de colaboración con colectivos, crew etc, para futuros encuentros y proyectos motivando a organizaciones, empresas e instituciones.
Total Visitas 4464 visitantes¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Cultura Arte Natural es adictivamente veras, objetivo y preciso en la información que se genera día a día atrévete y entra a Casa Productora CAN Cultura al Arte Natural ORGANO INFORMATIVO, ARTISTICO Y CULTURAL, CON LO MAS SOBRE SALIENTE DE LOS MEDIOS ALTERNATIVOS INDEPENDIENTES, SOCIEDAD CORPORATIVA, CAN CULTURA AL ARTE NATURAL